Uruguay: el país con un caballo en el escudo

Los equinos llegaron a Uruguay a la vez que su mundialmente célebre ganado vacuno y son parte de sus más antiguas tradiciones, su cultura y su paisaje.  

Los equinos, introducidos en Sudamérica hace más de 500 años, forman parte de la tradición, la cultura y la historia de Uruguay, junto al renombrado ganado vacuno. Aunque muchos no lo sepan, se reconocen al más alto nivel mundial. Tan arraigado está el caballo a la identidad de Uruguay, que forma parte de su escudo nacional.

Actualmente, Uruguay se destaca por actividades ecuestres deportivas. El tradicional raid, el enduro, salto, polo o turf, son actividades que forman parte del patrimonio deportivo y cultural, y que involucran a entrenadores, jinetes, médicos veterinarios y criadores.

Durante el último siglo, los criadores uruguayos lograron una raza de caballos resistente, elegante y veloz, que hoy asombra al mundo entero. Prueba de esto puede verse en Emiratos Árabes Unidos, donde los caballos de Uruguay se consideran entre los mejores del mundo.

“En Uruguay tenemos amplias pasturas, agua y un clima ideal para la cría, lo cual favorece a la actividad, generando menores costos y haciéndola más accesible que en otras partes del mundo”, afirma la presidenta de la Sociedad de Criadores de Caballos Árabes del Uruguay, Olivia Strauch, experta en cría y preparación para exposiciones.

Sobre las disciplinas ecuestres en Uruguay, Strauch considera que las ventajas competitivas de Uruguay son el respeto y el importante apoyo del gobierno. “Se reconoce el valor histórico y cultural del caballo, se maneja la sanidad animal de una forma estricta y los procesos de exportación e importación son sencillos” agregó. 

A la tradición, se suma actualmente trabajo e innovación, sobre todo para disciplinas deportivas de alta competencia. La actividad hípica nacional asciende a aproximadamente U$S 66 millones anuales de acuerdo con datos de 2019. Junto con la cría y la reproducción, genera más de 5.500 puestos de trabajo directo y 4.500 indirectos.

Uruguay ocupa la octava posición mundial en el ranking de países con stock de caballos Sangre Pura de Carrera (SPC) y sus tres razas principales en los registros genealógicos de la Asociación Rural del Uruguay son el caballo Criollo, Árabe y Cuarto de Milla.

Las exportaciones uruguayas de reproductores tienen como principal destino la región. Fuera de ella, uno de los países compradores de mayor relevancia es Emiratos Árabes Unidos, que recientemente adquirió ejemplares por US$ 21.000 a un precio promedio de US$ 3.000 por cabeza.

“Uruguay es ideal para la cría de caballos, no solamente porque los animales se crían en libertad con el mejor clima y pasturas, sino también por el excelente entorno de negocios y la libertad económica para quienes se instalan en el país a desarrollar la actividad”, asegura Strauch.

De acuerdo con la presidenta de la Sociedad de Criadores de Caballos Árabes del Uruguay, el país es una de las plazas favoritas para los compradores de caballos Árabes, especialmente para el enduro, carreras de resistencia, en la cual los caballos uruguayos se destacan en el tercer puesto en el ranking mundial.

La experiencia técnica, las cualidades del clima y del suelo, así como la estabilidad política, económica y social, configuran un escenario más que atractivo para los empresarios del sector que eligen Uruguay.