La puerta de entrada a los negocios en América Latina

Por su facilidad para hacer negocios, talento, calidad de vida, su estratégica ubicación y desarrollo logístico que permiten acceder al gran mercado regional, Uruguay es elegido por las compañías del mundo para desarrollar sus negocios hacia la región.

En las últimas tres décadas, los principales partidos políticos se han alternado en el gobierno, y a lo largo de las sucesivas administraciones se ha consolidado el compromiso de largo plazo con la estabilidad política y social. En efecto, el país lidera los indicadores de calidad democrática, transparencia y control de la corrupción en la región y el mundo.

Sobre la base de esta fuerte estabilidad, Uruguay lleva adelante una política macroeconómica estable y prudente, que se refleja en el período de crecimiento económico más extenso en su historia. En los próximos años se espera que siga creciendo impulsado fundamentalmente por una mejora de la inversión y de las condiciones de competitividad para el sector exportador.

Uruguay es un país abierto a la inversión extranjera y los diferentes gobiernos reafirman el compromiso del país que se destaca en América Latina por ofrecer confianza a los inversores, reglas de juego claras y regímenes promocionales atractivos para las empresas. La inversión extranjera directa (IED) viene teniendo un rol destacado en el incremento de la inversión, y en la actualidad representa 4,9% del PIB de Uruguay, muy superior al promedio de América Latina (3,4%). Entre los principales orígenes de la IED se destacan países de la región como Argentina, Brasil y Chile, pero también España, Suiza y Estados Unidos.

Existe en el país una ley de promoción de inversiones que garantiza la igualdad de trato para inversores locales y extranjeros. Las personas y las corporaciones pueden instalar empresas sin tener que cumplir requisitos previos ni obtener permisos especiales del Estado. Tampoco exige tener una contraparte local.

En Uruguay no existe discriminación en el tratamiento al capital nacional y capital extranjero, y los incentivos a la promoción de la inversión están disponibles para ambos. Tampoco hay límites para la dotación de capital extranjero en las empresas. Además, su Ley de Promoción de Inversiones garantiza interesantes exoneraciones impositivas para quienes quieran instalar sus empresas allí.

Por otra parte, Uruguay ha realizado una verdadera revolución en tecnología e inclusión digital, conectividad y fibra óptica, disponibilidad de talento y, nada menor a la hora de instalarse, el reconocimiento de Montevideo como la ciudad con mejor calidad de vida de Latinoamérica.

Además, forma parte del Mercosur, un proceso de integración regional de países entre los que Uruguay es el único que tiene grado inversor. Desde hace más de seis años las principales calificadoras de riesgo mejoran la calificación crediticia del país y en 2020 ratificaron la nota y la perspectiva estable, además de destacar la resiliencia de su economía en un contexto regional e internacional adverso.

Con cerca de 3.5 millones de habitantes, Uruguay se ha posicionado como el hub logístico regional más sólido y cuenta, adicionalmente, con una privilegiada ubicación que favorece el acceso a millones de consumidores de todo el continente en pocas horas.

Estas razones sumadas a su participación en el Mercosur y el tratado de Libre Comercio (TLC) con México, le han valido el título de “la mejor puerta de entrada a la región” y le permiten el acceso a un mercado ampliado de más de 400 millones de personas.

Uruguay es centro neurálgico de los negocios en Latinoamérica y se ve potenciado por una moderna infraestructura portuaria y aeroportuaria, con los únicos puertos libres de la región. Desde Uruguay se accede a la hidrovía conformada por los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay que penetran en el continente y se conectan con la red de carreteras más densa de toda América Latina.

En tanto que, las zonas francas locales que desarrollan actividades industriales, comerciales y de servicios y que liberan a las empresas alojadas en ellas de tributos nacionales, proveen de un marco diferencial para las operaciones logísticas y los negocios, extendiendo los beneficios para el intercambio y el valor agregado a os bienes y servicios que se brindan.

Todas estas razones hacen de este país un lugar ideal para la instalación de centros de servicios compartidos. En efecto, unas 400 empresas globales lo han elegido para desarrollar sus negocios desde Uruguay hacia la región.

Estas cualidades, el apoyo gubernamental, su cultura de negocios y estabilidad, además de una mano de obra calificada, posicionan a Uruguay sólidamente como centro de servicios corporativos y como la puerta de entrada a Sudamérica.

Uruguay es un país abierto a la inversión extranjera y los diferentes gobiernos reafirman el compromiso del país que se destaca en América Latina por ofrecer confianza a los inversores, reglas de juego claras y regímenes promocionales atractivos para las empresas. La inversión extranjera directa (IED) viene teniendo un rol destacado en el incremento de la inversión, y en la actualidad representa 49% del PIB de Uruguay, muy superior al promedio de América Latina (34%). Entre los principales orígenes de la IED se destacan países de la región como Argentina, Brasil y Chile, pero también los Estados Unidos, España y Suiza.

Existe en el país una ley de promoción de inversiones que garantiza la igualdad de trato para inversores locales y extranjeros. Las personas y las corporaciones pueden instalar empresas sin tener que cumplir requisitos previos ni obtener permisos especiales del Estado. Tampoco exige tener una contraparte local.

En Uruguay no existe discriminación en el tratamiento al capital nacional y capital extranjero, y los incentivos a la promoción de la inversión están disponibles para ambos. Tampoco hay límites para la dotación de capital extranjero en las empresas. Además, su Ley de Promoción de Inversiones garantiza interesantes exoneraciones impositivas para quienes quieran instalar sus empresas allí.

Por otra parte, Uruguay ha realizado una verdadera revolución en tecnología e inclusión digital, conectividad y fibra óptica, disponibilidad de talento y, nada menor a la hora de instalarse, el reconocimiento de Montevideo como la ciudad con mejor calidad de vida de Latinoamérica.

Además, forma parte del Mercosur, un proceso de integración regional de países entre los que Uruguay es el único que tiene grado inversor. Desde hace más de seis años las principales calificadoras de riesgo mejoran la calificación crediticia del país y en 2020 ratificaron la nota y la perspectiva estable, además de destacar la resiliencia de su economía en un contexto regional e internacional adverso.

Con cerca de 3.5 millones de habitantes, Uruguay se ha posicionado como el hub logístico regional más sólido y cuenta, adicionalmente, con una privilegiada ubicación que favorece el acceso a millones de consumidores de todo el continente en pocas horas.

Estas razones sumadas a su participación en el Mercosur y el tratado de Libre Comercio (TLC) con México, le han valido el título de “la mejor puerta de entrada a la región” y le permiten el acceso a un mercado ampliado de más de 400 millones de personas, que representan casi el 80% del PIB de la región.

Uruguay es centro neurálgico de los negocios en Latinoamérica y se ve potenciado por una moderna infraestructura portuaria y aeroportuaria, con los únicos puertos libres de la región. Desde Uruguay se accede a la hidrovía conformada por los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay que penetran en el continente y se conectan con la red de carreteras más densa de toda América Latina.

En tanto que, las zonas francas locales que desarrollan actividades industriales, comerciales y de servicios y que liberan a las empresas alojadas en ellas de tributos nacionales, proveen de un marco diferencial para las operaciones logísticas y los negocios, extendiendo los beneficios para el intercambio y el valor agregado a los bienes y servicios que se brindan.
Todas estas razones hacen de este país un lugar ideal para la instalación de centros de servicios compartidos. En efecto, unas 400 empresas globales lo han elegido para desarrollar sus negocios desde Uruguay hacia la región.

Estas cualidades, el apoyo gubernamental, su cultura de negocios y estabilidad, además de una mano de obra calificada, posicionan a Uruguay sólidamente como centro de servicios corporativos y como la puerta de entrada a Sudamérica.

¡MÁS INFORMACIÓN AQUÍ!

INFORME ESPECIAL: EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

Este informe presenta los principales datos y la situación macroeconómica de Emiratos Árabes Unidos así como también las relaciones bilaterales con Uruguay y las oportunidades de exportaciones hacia dicho destino.

DESCARGAR AQUI

Leave a Reply