La puerta de entrada a los negocios en América Latina

Uruguay, mejor clasificado entre países emergentes en factores ESG (Environment, Social, Governance) según el índice elaborado por JP Morgan, cuenta con sostenidos avances en materia de medio ambiente, igualdad social, estabilidad gubernamental y el primer puesto en abastecimiento regional.

Uruguay atraviesa actualmente el período de crecimiento económico más largo de su historia y sostiene su calificación de bajo riesgo inversor repercutiendo en su capacidad crediticia excelente y posicionándolo como en el más estable de la región. Líder en indicadores de calidad democrática, transparencia y control de la corrupción en la región y el mundo.

Cuenta con una ley de promoción de inversiones que garantiza la igualdad de trato para inversores locales y extranjeros. Las personas y las corporaciones pueden instalar empresas sin tener que cumplir requisitos previos ni obtener permisos especiales del Estado. Tampoco exige tener una contraparte local. Sin límite de cantidad de capital extranjero y atractivas exenciones fiscales, Uruguay tiene óptimas condiciones que acuerda sostener.

Su compromiso con la preservación del medio ambiente se ve reflejada en sus riquezas de recursos naturales abundantes. El 98% de su energía proviene de fuentes renovables y el 90% del territorio es apto para agricultura.

Uruguay cuenta con privilegiados puntos de ingreso marítimos, aéreos y terrestres y los únicos puertos libres de la región lo convierten en la mejor opción para abastecer desde allí a millones de consumidores del continente. 400 millones de personas se abastecen desde estas latitudes, representando el 80% del producto bruto interno regional.

Su puestos número 1 en el ranking de complejidad económica de Harvard en Sud América (el cual estima el crecimiento de los países según exportaciones), en adopción de Tic’s, Índice de Estado de Derecho según Rule of Law, control de la corrupción según Banco Mundial, así como el número 1 en el Índice de movilidad social de Latino América según World Economic Forum, entre otras posiciones destacadas, respaldan la transversal solidez del país.

Las cualidades mencionadas, más el apoyo gubernamental, su cultura y estabilidad empresarial y su mano de obra calificada, posicionan sólidamente a Uruguay como un centro de servicios corporativos. A su vez, la inclusión cada vez mayor de factores medioambientales en la evaluación de riesgos crediticios pone a Uruguay en una posición muy favorable.