Uruguay, productor de una miel deliciosa, natural y de calidad superior

Sin uso de repelentes, residuos tóxicos ni contaminantes de ninguna especie, la miel uruguaya es producida acorde a prácticas sustentables. La trazabilidad del producto, sumada a una larga tradición exportadora, son algunas de sus ventajas competitivas.

Estas cualidades han otorgado al sector apícola uruguayo el prestigio mundial. Uruguay exporta su miel natural a mercados como España, Estados Unidos, Alemania, Austria, Francia, Polonia y Portugal entre otros destinos. En el año 2020, las exportaciones de miel natural alcanzaron US$ 31 millones y el 63% del total exportado tuvo como principales destinos España y Estados Unidos.

El registro obligatorio de todos los apicultores uruguayos permite controlar la ubicación de los apiarios, logrando 100% de trazabilidad. Además, Uruguay cumple con todas las normas requeridas por la Unión Europea y los Estados Unidos.

En los últimos años la exportación de miel uruguaya a mercados musulmanes demostró un gran potencial. Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Marruecos y Argelia, entre otros, cuentan con más del 80% de población musulmana y son países donde la miel es vista como un alimento puro por naturaleza, tanto por importadores como por consumidores.

Uruguay produce una gran variedad de tipo de mieles, con características únicas y de calidad inalterable. Durante la primavera se obtiene miel de citrus reconocida por su color ámbar y sabor suave y fresco. Las mieles de las praderas y los montes nativos son más oscuras y poseen un sabor con más carácter y complejidad. En el verano uruguayo comienza la floración de plantas nativas, aromáticas y saludables, que generan mieles más claras y exquisitas. El otoño trae mieles de los montes de eucaliptus, reconocidas por su intenso aroma y sabor pronunciado.

El clima favorable, las grandes extensiones de tierra fértil, cuencas, praderas y montes naturales enriquecidos por vastas áreas de flora melífera, hacen posible la producción apícola natural preservando el medio ambiente. La ubicación entre los 30° y 35° de latitud es benéfica para el desarrollo de la apicultura, actividad en la que Uruguay alcanza la excelencia desde el 1963.

Leave a Reply