Uruguay, productor de vinos con carácter y de calidad superior

Cuna de la cepa Tannat, Uruguay es el primer país de América Latina con georreferenciación de todos sus establecimientos.

Los vinos uruguayos, con más de 250 años de historia en su haber, ostentan premios internacionales y son avalados por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV). Estos reconocimientos están reforzados en el uso de la tecnología aplicada a la producción sustentable y de calidad, que permitió que todos los establecimientos vitivinícolas se encuentren georreferenciados. El país es, además, el primero con toda su vitivinicultura trazada.

La uva Tannat se consolidó como la principal variedad del país por su buena adaptación al suelo y al clima. Entre los países productores de vino, Uruguay es conocido por su singular y característica cepa varietal, que logra un vino de elegante, intenso y con carácter, que marida a la excelencia con las carnes, otro de los productos insignia del país.

En América del Sur, Uruguay se encuentra entre los cuatro primeros productores de vino. Ubicado entre la latitud 30° y 35°, al igual que la mayoría de los más destacados productores, el país goza de una ubicación geográfica privilegiada. El clima subtropical y húmedo, y la cercanía al Océano Atlántico ayudan a la producción, dado que modera la temperatura en los meses más calurosos. Los suelos calcáreos, arenosos, arcillosos junto con la topografía ondulada, permiten un buen drenaje natural.

La influencia oceánica resulta determinante para la uva y permite que se produzcan cepas de origen francés como Sauvignon Blanc, Chandon, Pinot Noir, y también de origen británico como el Tempranillo y Albariño.

La trazabilidad aplicada a estos productos, desde el racimo a la botella, además de aportar información sobre su origen y trayectoria, indica al consumidor la ubicación geográfica del cultivo y las características de la bodega. Este sistema agrega valor y tecnología a un producto nacido en el seno de la naturaleza y garantiza calidad y seguridad alimentaria.

Uruguay exportó más de cinco millones y medio de kilos de vino, de acuerdo con los datos de 2020 que incluyen las colocaciones desde zonas francas (equivalente a más de US$ 17 millones). Brasil es actualmente el mayor importador de este producto uruguayo con el 58% del total. En el período enero-octubre de 2020 registró un incremento de 17% interanual. Es seguido por Estado Unidos y la Federación Rusa. Otros destinos importantes de exportación son Suecia, Reino Unido y Polonia.

Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI), en 2020 fueron 159 las bodegas que prensaron casi 94 millones de kilos de uva, 10,75% más que en 2019 cuando se registraron 83 millones de kilos. En concreto, las ventas de vino uruguayo en el mercado interno registraron un incremento de 14% interanual en el acumulado entre enero y noviembre de ese año, totalizando 62 millones de litros y alcanzando los niveles más altos de los últimos siete años.
En los últimos años, la industria vitivinícola uruguaya logró captar la atención de los paladares más exigentes. Las cada vez más conocidas calidad y personalidad de los vinos uruguayos ha sido constantemente premiada en los más importantes concursos internacionales. En 2020 el país obtuvo ocho medallas –dos de oro y seis de plata- en los concursos Vinalies Internationales y Concurso Internacional de Vinos Bacchus.